En las Noticias

El nexo entre la Pobreza Infantil y la Violencia Contra los Niños y Niñas

“La pobreza es la peor forma de violencia” ~ Mahatma Gandhi

La pobreza extrema es una de las formas más extensas de violencia en el mundo. Y la Pobreza Infantil es quizás la forma más brutal e implacable de toda pobreza.

De hecho, la pobreza es la principal causa subyacente de millones de muertes infantiles prevenibles cada año. También es la causa de decenas de millones de niños que pasan hambre, faltan a la escuela o quedan forzados a trabajar, con poco acceso a refugios y centros de salud.

La Violencia contra los Niños y Niñas y la Pobreza están interrelacionados y, por lo tanto, no es posible combatir uno sin combatir el otro. Por supuesto, las normas socioculturales que aprueban prácticas particulares parecen ser los principales controladores subyacentes de la Violencia Contra los Niños y Niñas, sin embargo, la pobreza aumenta el riesgo de los niños y niñas ; Exacerba la violencia contra los niños y las niñas y aumenta su vulnerabilidad.

Esto es debido a:

  • Presión socioeconómica en el hogar. Los ejemplos incluyen: - matrimonios de niños y niñas económicamente motivados (casar a una hija para reducir los costos del hogar o para traer recursos al hogar, por ejemplo, el precio de la novia) y la entrada de los niños y niñas en el trabajo sexual comercial, entre otros.
  • Los niños pobres también corren un mayor riesgo de violaciones de la protección, ya que a menudo viven en entornos inseguros que los exponen a un mayor riesgo de violencia física y sexual.
  • Cuando la actividad delictiva organizada es generalizada, la violencia física suele ser común, los niños adolescentes están en gran riesgo de convertirse en víctimas y / o ser atraídos a esa actividad. De hecho, a nivel comunitario, la violencia física está fuertemente asociada con la privación económica.
  • Además, la pobreza contribuye al cuido inadecuada de los niños y las niñas de varias maneras. Los niños y niñas pobres tienen un mayor riesgo de quedar sin supervisión o mal supervisados. Esto aumenta el riesgo de que esos niños y niñas sean abusados ​​y violados. Sin ningún cuido adecuado, estos niños y niñas suelen volver al ciclo de la pobreza.

La pobreza no sólo exacerba la violencia, sino que la violencia también puede perpetuar la pobreza. No es posible acabar con la pobreza infantil si la violencia persiste. Los niños y niñas que son objeto de abuso o negligencia tienen más probabilidad de sufrir en los estudios, o abandonar la escuela y perder la educación por completo.

La negligencia en la primera infancia puede conducir a un mayor riesgo de mala salud, retrasos en el desarrollo y dificultades de aprendizaje; Llevando a una vida socioeconómica desfavorable y, en última instancia, a la pobreza.A un nivel macro, Violencia Contra los Niños y las Niñas pone una carga económica a los gobiernos. Los resultados de una investigación realizada por Oversees Development Institute demuestran que la violencia física, psicológica y sexual perpetrada contra los niños y niñas cuesta a los gobiernos a nivel mundial hasta 7 billones (USD) al año. Esta cifra es alarmante y puede canalizarse a otros proyectos de desarrollo que reducirán la pobreza.

Con lo anterior, mi opinión es que la prevención de la violencia infantil debe ir lado a lado con el fin de la pobreza.

Soy optimista y creo que es posible tener un mundo libre de violencia contra los niños y niñas... pero esto no será posible sin un mundo libre de pobreza infantil. ~ Reverendo Fred Nyabera

Juntos podemos acabar con la violencia contra los niños y niñas y la pobreza infantil en todo el mundo.

Sea parte de la 5ª Campaña del Foro de la GNRC, 'Acabar la Violencia contra los Niños y Niñas: Comunidades de Fe en Acción'.

Comparta sus historias de cambio sobre el fin de la violencia contra los niños y niñas en Facebook y Twitter #EndChildViolence

 

El impacto de la pobreza en los niños y niñas

270 millones de niños y niñas (1 de cada 7) no tienen acceso a servicios de salud.

3.1 millones de niños y niñas mueren debido a la desnutrición cada año.

640 millones de niños y niñas (1 de cada 3) viven sin un vivienda adecuada.

 

3.4 millones de personas, la mayoría niños y niñas, mueren anualmente por enfermedades relacionadas con el agua.

Y en todo el mundo, todavía hay más de 150 millones de niños y niñas, que no tienen acceso a la educación preescolar.

Concurso fotográfico

Ver ganadores