Las ayudas sociales son esenciales para combatir la pobreza infantil

La problemática asociada con la gestión de las ayudas sociales tiene una incidencia especial en el caso de los menores.Foto: DEIA

El Ararteko insiste en “el interés superior del menor” para evitar la suspensión de la RGI a familias con niños...

Vitoria - También en 2015 la actividad de la institución del Ararteko en el ámbito de las personas menores ha estado mediatizada por los efectos que la crisis económica está causando en las familias. De hecho, más de la mitad de las quejas a instancia de parte tramitadas el año pasado por el Ararteko y en las que había algún menor de edad afectado tenían relación con la precariedad económica y la vulnerabilidad social.

Los problemas de acceso a las ayudas sociales, la denegación o suspensión de prestaciones no solo son una parte importante de los casos estudiados por el Ararteko, sino que generan situaciones en las que los niños y niñas que forman parte de la unidad de convivencia privada de ayudas sufren las consecuencias. La constatación de esta realidad llevó al Ararteko a emitir una recomendación general -2/2015, de 8 de abril- acerca de La obligada consideración al interés superior del menor en las políticas públicas y, en especial, en el sistema de garantía de ingresos.

En su memoria anual, el Defensor explica que el contexto que justifica su petición a Lanbide de que tenga en cuenta la presencia de menores en los hogares a los que suspende alguna ayuda “viene definido por un incremento de la pobreza infantil; por la debilidad de las políticas de apoyo a las familias, con ausencia de políticas universales y de largo alcance; y por la efectividad parcial del sistema de garantía de ingresos que, según diferentes estudios, solo estaría llegando al 73% de la familias con hijos e hijas en situación de pobreza real, y sólo en el 30% de los casos estaría resultando plenamente eficaz”. 

Para leer el artículo por Beatriz Sotillo en Noticias de Álava, haga clic aquí.