Una historia de pobreza infantil en el país de Amancio Ortega

 Imagen del barrio de Adolfo/Raúl Solís

Imagen del barrio de Adolfo/Raúl Solís

El sábado me levanté temprano para trabajar. Unos clientes, soy autónomo y me dedico a prestar servicios de comunicación, me habían pedido la realización de un vídeo para denunciar la abundante suciedad de su pueblo, uno de los tantos municipios de la periferia de Sevilla donde la crisis, lejos de terminar, se ha cronificado.

Era un día frío y el pueblo, de 21.000 habitantes y con niveles de paro, pobreza y desigualdad que hielan, ciertamente estaba hecho un asco. Los concejales que habían contratado mis servicios me daban un paseo por una zona del municipio, con altos índices de abandono escolar, violencia, consumo de drogas y todos los dramas aparejados a una clase obrera que no tiene obras y cuya tarea se ha reducido a transitar por unos servicios sociales colapsados y comedores sociales en busca de unas ayudas que no existen.

De pronto, mientras estoy grabando con mi cámara la suciedad nauseabunda del pueblo, aparece un niño con una chaqueta de un color negro con demasiados lavados, con mirada viva y cabeza cabizbaja. "Está cerrada la biblioteca del pueblo y no puedo estudiar, ¿me dejáis las llaves de vuestra sede para estudiar?", le pregunta a los concejales que han contratado mis servicios, en un tono de súplica, con miedo a que le fueran a decir que no.

En la breve conversación que mantiene con los ediles, el niño les dice que en su casa no tiene Internet y que lo necesita para hacer un trabajo. Tiene 17 años, estudia primero de bachillerato y quiere ser veterinario. Es hijo de una familia que cayó en desgracia en 2013 y que, lejos de levantar cabeza, cada día se hunde más en la exclusión social.

Los concejales le dicen que sí, que por supuesto tiene la sede del partido a su disposición esa misma tarde y cuando la necesite y que, además, también puede usar Internet y la impresora. Al niño se le ilumina la cara de felicidad. Y a mí se me cae el alma a los pies.

Leer el artículo completo en El Hiffington Post aquí.